ViñedoLa propiedad

Recuperando la historia

Bajo la enseña de "Heredad de Urueña", la familia Rodríguez León ha desarrollado un proyecto integral de restauración y recuperación de una alquería castellana, con el consejo del arquitécto y urbanista Iñigo Escribano. Los orígenes de la finca datan de finales del siglo XVII: con su casa de labranza, cuadras, palomar, lagar y bodega semi-enterrada, con bóveda de ladrillo y pilares de piedra, fue la parte central de una extensa viña en las laderas de la histórica villa de Urueña, hoy centro cultural de la zona. Esta propiedad ocupaba parte del paraje denominado "Pago de las Viñas", registrado en el Catastro del Marqués de la Ensenada.

Tras la restauración de los edificios y de la recuperación del cultivo de la vid, "Heredad de Urueña" ocupa en la actualidad veinticinco hectáreas. Los viñedos están dedicados a las variedades autóctonas de Tempranillo  (clones de Tinta de Toro y Tinta del País recomendados por el Instituto de Tecnología Agraria de la Junta de Castilla y León), que se completan en menor proporción con Syrah, Merlot y Cabernet, procedentes de viveros franceses. De este modo se ha recuperado en Urueña el cultivo de la vid y la elaboración de vinos, de cuyo pasado aquí son testimonios las numerosas bodegas que se mantienen en las casas de la villa y una calle que todavía lleva el nombre de “Los Lagares”.

Además de este pago, el grupo "Heredad de Urueña" psoee y gestiona "Moisés Gran Vino S.L.", con viñedos centenarios prefiloxéricos y bodega propia, situados en Morales de Toro.


Desde la viña hasta la botella

"Heredad de Urueña" es un proyecto con un cuidado desarrollo desde la viña hasta la botella. Estamos convencidos de que el buen vino no se hace en la bodega, sino fundamentalmente en el viñedo. Por eso y fieles al concepto de "terroir o terruño", combinamos la viticultura tradicional con las nuevas técnicas. De una parte, los viñedos de Heredad en Morales de Toro (Zamora), en los que Moisés Gamazo sigue haciendo con primor las labores tal como aprendió de su padre y de su abuelo, con marcos de plantación muy amplios, bajos rendimientos y gran calidad. Por otro lado, en nuestros viñedos de Urueña (Valladolid) se logran las características propias de los vinos modernos, gracias a una cuidadosa selección de clones y variedades autóctonas y francesas adaptadas a nuestros suelos, con marcos estrechos de plantación y reducida producción, así como por la aplicación de las últimas técnicas de poda, el inteligente racionamiento de la humedad y el control permanente de la salud de las plantas. La selección de las variedades y los clones utilizados en las plantaciones se lleva a cabo con la colaboración del Instituto Tecnológico Agrario de la Junta de Castilla y León.

El director técnico de "Heredad de Urueña" es el enólogo Jesús Herránz, que ha contado con la colaboración del ingeniero agrónomo Marcelo Casazza, que diseñó las plantaciones de Urueña y asesora sobre la viticultura de nuestros viñedos.

El grupo "Heredad de Urueña" elabora dos galardonados caldos de la DO Toro, "MOISÉS Gran Vino", elegante y armónico vino, con uva seleccionada de nuestros viñedos prefiloxéricos en Morales de Toro, y "TORALTO", equilibrado y sabroso. En el desarrollo de estos vinos participan de forma muy notable Michel Rolland y François Lurton.

La elaboración de los vinos tintos y rosado de "Heredad de Urueña" con la referencia "Vinos de la Tierra de Castilla y León" se realiza en las modernas instalaciones de Urueña, con uvas procedentes de nuestros viñedos en Urueña y Morales de Toro.

Nuestras bodegas llevan el nombre de Urueña por todo el mundo, donde ya se comercializan nuestro vinos, impulsados por los innumerables galardones internacionales que obtienen, por ejemplo la Gran Medalla de Oro del Concurso Mundial del Vino de Bruselas 2017, concedida a Santo Syrah 2014.


En el centro del centro de Castilla