La Santa Espina

El Monasterio de La Santa Espina lo mandó construir doña Sancha de Castilla, hermana de Alfonso VII el Emperador, en el año 1147. Esta infanta obtuvo por mediación del Rey francés, Luis el Joven, una espina de la corona de nuestro Señor custodiada en el Monasterio de San Dionís, y que posteriormente regaló al de la Santa Espina, de ahí su nombre de Real Monasterio. En el mismo año llegaron los primeros monjes cistercienses, enviados por San Bernardo, a cuyo frente, según cuenta la tradición, venía San Nivardo, su hermano. Como ha pasado en tantos otros monasterios, éste se construyó en diferentes épocas y sufrió notables reformas.

Historia

Al monasterio se accede por un arco de triunfo del siglo XVI. Muy cerca se encuentra un monolito que recuerda el encuentro de Felipe II con D. Juan de Austria "Jeromín", acontecimiento acaecido el día 28 de septiembre de 1559, en este lugar. Del siglo XVI es también la fachada de la hospedería, en la que resaltan los escudos del Abad y de Alfonso VII. La fachada de la iglesia y sus dos torres son de mediados del s. XVII, de la Escuela de Ventura Rodríguez.

Ya en el interior, resaltan los dos claustros, el claustro de la hospedería y el claustro regular, ambos del s. XVII. En la pared del claustro regular sobresalen unos lucillos que en su día sirvieron de enterramiento y abundantes marcas de cantero.
La sala capitular, es de finales del s. XII. En ella destaca la sencillez propia del cister. De la misma época son la sacristía y la biblioteca claustral. A la entrada de la sala de los trabajos, actual salón de actos de la Escuela de Capacitación Agraria,perteneciente a la Junta de Castilla y León, están el calefactorium y el locutorio.

En 1275 comenzaron las obras de la iglesia, de la mano de los nobles Don Martín Alfonso y su sobrino Don Juan Alfonso de Alburquerque, ambos enterrados en este monasterio. La iglesia reúne las características típicas del cister: planta de cruz latina y tres naves, siendo la principal más alta, y las dos laterales más bajas decoradas con arcos de medio punto.
En la capilla mayor, se conjugan los estilos gótico y renacentista. Un arco apuntado de grandes dimensiones abre la capilla. Los lucillos sepulcrales de las familias Meneses y Alburquerque ya son del s. XVI, al igual que el retablo, procedente del Monasterio de Retuerta (Valladolid).
Sobresale en su interior un conjunto de capillas. La capilla de la reliquia del s. XVII, diseñada por Francisco de Praves, en la que se puede contemplar la custodia que guarda la Espina. La capilla de los Vega, del s. XIV, panteón de esta familia noble de castilla y la capilla de San Rafael, que era la antigua capilla del abad y en la que están enterrados D. Rafael Cavestany y de Anduaga, benefactor del Monasterio, y su esposa.

 Vista aérea del Monasterio y de la Escuela de Formación Agrícola

El Camino de Santiago

El Camino de Santiago a su paso por la provincia de Valladolid ofrece la posibilidad de visitar La Santa Espina.
Una vez pasado Peñaflor de Hornija alcanzado el páramo, el Camino te plantea dos posibilidades, una ir directamente hacia Castromonte y otra desviarte a La Santa Espina y luego continuar al camino hacia Castromonte, si te decides por esta segunda opción no te arrepentirás.

Recorrerá el peregrino un camino arbolado que le llevará a La Santa Espina, un pueblo de colonización de los años 50 creado a la sombra del Monasterio cisterciense del mismo nombre, del siglo XIII, enclavado en plenos Montes Torozos, en el valle del Bajóz y rodeado de monte por los cuatro costados, un autentico oasis en la arida Castilla.

La Santa Espina dispone de Punto de Acogida Municipal de Peregrinos y de Sellado de Credenciales en el 'Centro Multiusos', dotado de aseos con duchas y acceso gratuito a Internet, y de servicio de bar, restaurante y alojamiento rural.

En las instalaciones del Monasterio también puedes visitar el Centro de Interpretación de la Vida Rural y su Museo de Aperos del Ayer, así como una exposición permanente de insectos de los 5 continentes.

Además del majestuoso Monasterio, La Santa Espina ofrece un contacto directo con la naturaleza a lo largo de todo el recorrido del camino, especialmente en el trayecto que va desde el pueblo hasta Castromonte, los 6 kilometros que separan ambas localidades transcurren a lo largo del valle de Bajóz, recorriendo un pequeño embalse por su margen derecha, humedal de seis hectáreas de extensión protegida, arrimo de patos silvestres, fochas y garzas, ranas y gallipatos, entre carrizos, juncos y eneas.

El poblado

La Santa Espina es uno de los pueblos creados por el Instituto Nacional de Colonización en la época de posguerra, para contribuir al desarrollo agrario. El verdadero impulsor de esta iniciativa fue D. Rafael Cavestany y Anduaga, ministro de Agricultura del general Franco. Las actuaciones se llevaron a cabo en la finca que el Instituto Nacional de Colonización adquirió a los herederos de Doña Susana de Montes y Bayón, viuda del marqués de Valderas, que contaba con una superficie total de 3.434 hectáreas divididas en 1.600 ha de secano, 71 de regadío, 1.300 de montes, laderas y eriales. Los trabajos realizados fueron muy laboriosos: desmonte, desfonde, despedregado, roturación y repoblación de pinos, hasta la concstrucción de un sistema de riego para las tierras del valle, compuesto de una presa de tierra de 60.000 m3, , ocho pozos con sus respectivos estanques y una red de acequias de 14.800 m. También se construyeron 35 km. de caminos para el acceso a las fincas, nuevas parcelas y lotes de colonización.

Las obras del pueblo comenzaron el 25/03/1955, escogiéndose como lugar de emplazamiento la carretera que une La Santa Espina con San Cebrián de Mazote. El trazado urbanístico de La Santa Espina es muy sencillo, consta de dos calles paralelas longitudinales y de otras más pequeñas perpendiculares. En este tejido se levantaron un total de 50 viviendas destinadas unas para agricultores y otras para obreros. También se edificaron el Ayuntamiento, las Escuelas y las viviendas del Párroco y Acción Católica. Posteriormente se acometieron las obras complementarias de abastecimiento de agua, instalación de líneas eléctricas y urbanización del pueblo.

Las obras finalizaron el 25 de septiembre de 1957, efectuando la entrega oficial el propio general Francisco Franco Bahamonde, el día 29 de octubre de 1959. Para ello visitó el pueblo, al igual que hicieran los entonces príncipes de Asturias y actuales Reyes de España, el 16 de mayo de 1964.

De entre sus más de cien habitantes perviven algunos de los primeros colonos que llegaron a este lugar en busca de un futuro mejor, procedentes, en su mayoría de los municipios más cercanos: Castromonte, Torrelobatón, Torrecilla de la Torre y San Pelayo.

 Todos aquellos que reunían las condiciones estipuladas por el Instituto Nacional de Colonización solicitaron a este organismo la ocupación de las viviendas. Junto con la vivienda se adjudicaba un lote de aproximadamente 25 ha de secano y 2 de regadío para cada uno de los 20 colonos, y un huerto de 0,30 ha para cada uno de los 30 obreros, no pudiendo ser propietarios de las mismas hasta pasados 20 años.

El nombre de La Santa Espina lo adquiere desde su constitución como Entidad Local Menor dependiente del Ayuntamiento de Castromonte, en el año 1980. Inicialmente se la conocía como San Rafael de La Santa Espina, en honor a su fundador.

Gastronomía

La fama gastronómica le viene a La Santa Espina por la miel. Aprovechando la floración abundante de su valle y de su monte, las abejas producen una excelente miel. De esta tradición apícola surge en La Santa Espina una industria agro alimentaria y una afición notable por parte de algunas familias. Todas han sabido mantener el "hacer tradicional" ofreciendo al visitante la posibilidad de adquirir estos exquisitos productos en el pueblo. La variedad de la miel es amplia. La hay de encina, de milflores y de tomillo, pero todas son mieles de elaboración anual.

 

Turismo e informaciones de interés 

Oficina de Turismo

La Santa Espina cuenta con una oficina de información turística, que funciona todo el año.

Ubicada frente al monasterio, facilita información presencial, telefónica y por mail, tanto de los recursos turísticos de La Santa Espina como de la zona y provincia.


Telf: 654592053

Sitio web:

www.turismolasantaespina@hotmail.com

Ayuntamiento

Paseo del Generalísimo, s/n

Teléfono 983 565193

Sitio web:

http://www.lasantaespina.es/

Monasterio de La Santa Espina

Hermanos de las Escuelas Cristianas

Teléfono 983 565064

www.lasalle.es/laespina

Escuela de Capacitación Agraria

Monasterio de La Santa Espina

Teléfono 983 56 50 64

Centro de Turismo rural Bar Restaurante "Rincón del Labrador"

Calle de José Antonio, 14

Teléfono 983 565210

Sitio web: www.elrincon dellabrador.com

Punto de Acogida Municipal de Peregrinos del Camino de Santiago

Centro Multiusos. Paseo del Generalísimo, s/n

Teléfono 983 56 53 63

Asociación Aperos de Ayer

Monasterio de La Santa Espina

Teléfono 983 56 50 17, 654 59 20 53

Sitio web:

http://www.vidarural.org/

 

 

 


En el centro del centro de Castilla