Villardefrades

Villa de poco más de 250 habitantes, se sitúa a 216 kilómetros de Madrid, a 62 de Valladolid y a 20 de Toro. En la autovía A-6, para muchos es lugar de parada obligada en la ruta entre Galicia y Madrid. La superficie del municipio es de 36,2 kilómetros cuadrados, a una altitud de 725 metros sobre el nivel del mar.

Según parece, en el pago de Santa Olalla existe una villa romana y dentro del término de Villardefrades también se localiza un despoblado medieval con el nombre de Arenillas.

Monumentos

Iglesia de San Andrés

La iglesia de San Andrés, es una obra inacabada, cuya construcción en piedra de sillería perfectamente escuadrada se debe a los años centrales del siglo XVIII. Tiene tres naves separadas por arcos de medio punto que se apoyan en pilares cuadrados adornados con pilastras cajeadas. La nave mayor se pensaba cubrir con bóveda de cañón. Entre las portadas destaca la de los pies, que presenta un arco de medio punto flanqueado por dos columnas dóricas de fuste estriado. Este templo es una obra cumbre de la arquitectura vallisoletana del siglo XVIII, estando su estética a caballo entre los estilos barroco y neoclásico.

Iglesia de San Cucufá

Se encuentra sita en una ermita del siglo XVIII de tan interesante traza como modestas proporciones. Cuenta con una cúpula sobre el crucero y en su única nave, cubierta con cañón con lunetos, se abren capillas de poco fondo y forma semicircular. La portada de la ermita, situada a los pies y hoy cegada, es un auténtico manifiesto del barroco que busca el movimiento tanto en planta como en alzado. El retablo mayor es del último cuarto del siglo XVII y consta de banco, un cuerpo y ático semicircular. Este retablo, instalado en un pueblo de la Castilla profunda, está dedicado a un santo catalán, San Cugat (San Cucufate). En el banco se narra el prendimiento de San Cugat. En su único cuerpo, uno de los relieves narra la decapitación de San Cugat y el otro la degollación de San Félix, patrono de Tarragona, que vino desde Mauritania a Cataluña acompañando a Cugat. En el ático se ve una imagen procesional de San Cugat. El interés iconográfico de las escenas es evidente, situándose toda la escultura de este retablo en la órbita de Tomás de Sierra.

Gastronomía 

En Villardefradades, como en tantos lugares de Castilla, se puede comer muy bien. Por ejemplo, recomendamos el Mesón Latarce, donde pueden degustarse platos tradicionales de la región, como son los asados de lechazo, especialmente sabrosos. El trato de sus propietarios y del personal es muy amable y servicial. Ofrecen además una buena bodega con vinos de las denominaciones de origen de Castilla y León.

Teléfono 983 723 512

Fiestas

Las más importantes son la Octava del Corpus y las del Ecce Homo, el 14 de septiembre.
Fiestas del Ecce Homo (14 de septiembre).


En el centro del centro de Castilla